Exclusiva con Gabriel Peñalba

Una entrevista exclusiva con Gabriel Peñalba – Redacción de vlogazul.com

El argentino Gabriel Peñalba llegó a Cruz Azul para el torneo Clausura 2017. En tan poco tiempo se ha convertido en una pieza fundamental en el esquema de Francisco Jémez y por ende se ha ganado el cariño de la enorme afición cementera. El mediocampista platicó con Luis Peña de vlogazul.com en una entrevista exclusiva para el deleite de todos los aficionados de La Máquina.

1. ¿Cuáles son tus funciones principales para el fútbol que practica Paco Jémez?

La función que cumplo es darle salida clara digamos, Paco prevalece mucho el estilo de juego con salida de juego desde abajo así que por eso mismo es que estoy jugando un poco más retrasado dando un poco de equilibrio al equipo pero más que nada de tratar de siempre sacar el balón jugado que es lo más importante para nosotros. Anteriormente se usaba un contención clásico de recuperación en esa posición porque era el equilibrio del equipo pero ahora ya el fútbol moderno se está empezando a jugar bastante de abajo entonces prefieren poner un jugador más técnico de ahí para tener una salida más limpia.

2. Tus inicios fueron como enganche si no me equivoco. ¿Cómo fue la conversión al doble pivote y posteriormente al mediocentro?

La verdad que sí, jugaba de enganche, de enlace pero bueno, después es como te dije en el futbol moderno el enganche empezó a desaparecer, un poco se esfumó. Empezaron a jugar con un doble contención, uno de salida y otro de recuperación y bueno yo cumplía la función de ser salida con llegada, ahí fue donde yo más tiempo jugué hasta que llegue a Veracruz y Reinoso me puso de pivote o mediocentro. Y bueno creo que ahí ahora como dije antes con el futbol “moderno” están empezando a jugar ese tipo de jugadores caso Pizarro por ejemplo en Tigres y guardando las distancias Sergio Busquets, que son jugadores muy técnicos para dar una salida más clara y dejando al recuperador unos pasos adelante para tener agresividad a la hora de tener la pelota. Pero la verdad la adaptación me fue un poco complicada al principio pero después te vas habituando.

3. Luego en Veracruz, Marini tuvo el plan de devolverte a la zona de mediapuntas ¿no es así? ¿te costó trabajo esa vuelta momentánea?

La verdad que fue un poco un rara hacía mucho tiempo que no jugaba en esa posición pero me pasó algo que la verdad que en mi caso más que nada por mi forma de ver el futbol o de pensar era medio complicado, porque desde el momento en que Marini me pone de enlace o de mediapunta llevaba creo que en 4 partidos algo como 3 goles y 4 asistencias, no recuerdo bien pero era un montón pero la verdad que yo no me sentía lleno porque no tenía demasiado contacto con la pelota y no era que jugaba muy bien, yo prefería tocar 200 pelotas en vez de 10 y hacer un gol o meter una asistencia. Lo mismo lo hablaba con Julio Furch y le decía “Si vos sos un desastre todo el partido y en el minuto 94 haces un gol, ganan 1-0” y él me dice “Partidazo” y bueno yo me sentía y me iba a mi casa “mal”, mal en lo personal en lo grupal no, en lo grupal era espectacular ganar con gol mío sin haber tocado una pelota hasta el minuto 93 pero no me iba contento por un partidazo como me decía él ¿viste? La verdad que prefiero ser más un organizador o no sé si tanto un organizador pero si de tocar muchísimo la pelota y hacer jugar al equipo que capaz no tocar ninguna y hacer un gol, no sé si me entendés.

4. Ahora dime. ¿Qué diferencias en tu posición encuentras en las distintas ligas donde haz jugado? Argentina, Italia, Francia, México.

Por ejemplo, México está usando un poco ahora lo que es el futbol moderno de eso que te digo, del 5 tirarse en medio de los centrales para tener salida clara. En Argentina eso no se sucede, creo que solo Almirón (con Ivan Marcone de 5) el técnico de Lanús lo intenta hacer y él tuvo un paso por México. Después Italia un futbol totalmente táctico donde la verdad que se jugaba casi siempre con 2 mediocentros, siempre uno a lado de otro siendo pistones, no uno más atrás y otro más adelantado sino los 2 cumplían la misma función. Y en Francia similar al italiano nada más que con mucha más velocidad en el sentido de que se juega en menos metros pero se utiliza mucho la velocidad por las bandas. Si vos me das a elegir entre los 4 países que a mí me tocó estar el futbol de México por mi forma y mi estilo de juego y por cómo me gusta verlo es el ideal para mí.

5. Eres un tipo muy alto y con esto se creería que buscarías mucho competir por juego aéreo pero lo haces menos de lo esperado ¿por qué?

Yo creo que eso es una cualidad, obviamente que todo se trabaja pero es una cualidad también con que se nace. Sergio Ramos no es muy alto y tiene un impacto de cabeza tremendo entonces más que nada pasa por ahí, obviamente que por mi altura puedo tener más posibilidades de ganar pero no soy un cabeceador nato es una realidad, entonces yo creo que pasa por ahí. Hay jugadores que son bajitos y tienen un gran salto o un tienen un gran timing, así que creo que esa cualidad no es de mis mejores.

6. Volvamos con un poco de lo actual. Cruz Azul era el equipo con mayor posesión, más tiros a favor y menos en contra ¿esto es señal de que el equipo entendió la idea de Jémez?

Si, sin duda. Yo creo que no solo el equipo, el equipo lo tenía clarísimo si no la gente misma. Imagínate en un futbol como está el de ahora que en cualquier resultado en contra ya lo primero que hacen es querer correr al entrenador pero la gente misma, la afición vio que el equipo jugaba de una manera totalmente distinta a lo que lo venía haciendo y sea la cancha que sea siempre mostraba superioridad hacia el rival, el problema es que no lo podíamos marcar en resultados, creábamos muchísimas situaciones y no estuvimos contundentes, yo creo que pasó por ahí. Nos faltó contundencia, marcar las ocasiones que teníamos porque a partir de ahí el partido cambiaba, pero bueno nos llegaban una vez nos concretaban y nosotros teníamos 10 situaciones claras de gol, pero bueno es así. Fue un torneo un poco atípico también no es normal que te pasen muy seguido eso, que seas claro dominador y no puedas verlo reflejado en el resultado pero yo creo que este torneo que viene armándonos bien vamos a ser un equipo muy duro.

7. Pasaste de un fútbol muy directo con Carlos Reinoso al fútbol posicional de escuela española que practica Paco Jémez, un poco de lo que tú mencionas del fútbol moderno ¿cómo fue este cambio para ti?

La verdad que uno se adapta a todo tipo de situaciones. Con Reinoso hubo 2 torneos donde la verdad que no hacíamos un futbol directo sino todo lo contrario, los primeros 2 torneos que yo llegue a Veracruz fueron espectaculares tanto para el club como al nivel digamos de juego del equipo, intentábamos jugar en todos los sectores de la cancha después obviamente que a medida de las exigencias fueron diferentes, hubo cambios de jugadores y el entrenador va variando un poco. Y con respecto a lo que es el futbol de Paco, la verdad que es el futbol que a mí me gusta. El futbol donde la verdad como te dije antes no pudimos ser contundentes en el arco rival pero merecíamos mucho más, la verdad es que ese es el futbol que a mí me gusta.

8. Durante la temporada vimos algunas variantes tácticas en cuanto al esquema (4-2-3-1, 4-3-3, 3-4-2-1, 3-5-2) ¿cómo te sientes en cada una de estas modificaciones? ¿te sentías más cómodo jugando con 2 interiores (Silva y Baca) por delante de ti?

La verdad es que me da igual, honestamente me da igual. Porque lo complicado no son las modificaciones del esquema, lo complicado es cuando tenés que cambiar la forma o el estilo de juego. Los esquemas mientras tengas la misma idea de juego van a ser casi siempre lo mismo, el problema es si tenés que cambiar la forma de jugar, ahí sí está complicado.

9. Por tu lectura de juego y liderazgo en la cancha tengo la impresión que te gustaría ser entrenador, ¿es así?

La verdad que puede ser una opción, obviamente que ser entrenador no es fácil y hay que tratar de estar bien preparado para esa situación. Creo que puede ser una posibilidad pero antes de cualquier cosa me prepararía al 100 por si me decido en afrontar esa cosa difícil de entrenador.

10. Como eres argentino la pregunta es obligada: ¿cuál es tu impresión de la llegada de Jorge Sampaoli a la selección argentina? ¿Crees que con él recuperaran el estilo perdido?

Si, yo creo que si. La verdad que creo que me hubiese gustado en realidad el “Cholo” Simeone por carácter pero creo que la idea de juego de Sampaoli a mí me gusta muchísimo y creo es un entrenador que le puede volver a brindar a la selección ese estilo de juego que necesita. Nosotros los argentinos estábamos siendo muy Messi-dependientes y no estaba siendo un equipo colectivo digamos, estábamos esperando que Messi frotara la lámpara para solucionar situaciones del partido. Yo creo que Sampaoli le va a dar una forma y estilo de juego y creo que a mí me gusta, la verdad a mí me gusta la llegada de él y esperemos que se logren buenos resultados.

11. Por último Gaby, algo que he notado y también me han comentado mucho es que al tener la pelota tiendes mucho a pisarla de una forma que recuerda a Juan Román Riquelme. ¿Tienes alguna influencia de él?

La verdad que fue mi ídolo en mi infancia-adolescencia pero bueno son formas de jugar totalmente diferentes pero bueno capaz que la única similitud yo creo que es por pisar un poco el balón, después estamos hablando de un monstruo del fútbol con un jugador normal así que la verdad que Román a mi entender fue lo mejor que he visto. Me parece que fue el último enlace que quedó en el fútbol.

La entrevista fue hecha por Luis Peña de vlogazul.com

Un cambio radical en La Noria

Una columna de El Capi Hernández – vlogazul.com

Las formas en las que se manejaba el Cruz Azul en los últimos tiempos no eran las adecuadas, pero desde que Eduardo de la Torre tomó la batuta como director deportivo, la directiva cementera presenta indicativos de un pequeño cambio radical en sus estructuras. La mala fama de los malos y tardíos fichajes poco a poco se borra, lo cierto es que se empiezan a enmendar los errores y poco a poco se fortalecen los cimientos en el seno de La Noria.

Los entornos de La Máquina y todos esos males del pasado han sido criticados, con justa razón, pero se reconoce que desde hace mucho tiempo no sucedía algo tan significativo como lo que sucede con el Yayo al mando. Desde hace mucho no veíamos a fichajes de primera calidad, fichajes a tiempo y sin lesiones que estén listos para debutar desde la primera jornada. No veíamos a un proyecto que tuviese pies y cabeza para tratar de erradicar esa mala racha.

Esto para nada es sinónimo de conformismo porque La Máquina en primer lugar, no tendría porque estar pasando por estas circunstancias. Estos cambios son necesarios para que un grande como Cruz Azul pueda llegar a conseguir la gloria, para que todos esos malos hábitos se borren por completo.

Se reactivan las ilusiones como cada torneo pero la directiva cementera se merece un reconocimiento por mostrar indicios para cambiar las fórmulas fallidas del pasado. El cambio radical que tanto se necesita parece que va viento en popa y sin dudas está en manos de la cúpula cementera. La materia prima se encuentra en la cancha pero los altos mandos tienen que poner las herramientas para triunfar. Se tiene que seguir por esa senda porque un proceso estructurado rinde frutos de manera paulatina.

Eduardo de la Torre tiene en sus manos un proyecto que varios desaprovecharon. Un proyecto que de manejarse de manera adecuada, puede traer frutos y porque no, la tan ansiada novena estrella. El Yayo tiene el reto de convertirse en el directivo que rompa esquemas, ideas, métodos y enigmas. El directivo que ponga las manos al fuego por la grandeza cementera para tratar de conseguir bordar la novena estrella en el glorioso escudo del Cruz Azul. Tiempo al Tiempo.

La Máquina ficha a Felipe Mora

Felipe Mora llega como refuerzo a La Máquina.

El chileno Felipe Mora llega oficialmente a Cruz Azul como refuerzo para el torneo Apertura de la Liga Mx proveniente de la Universidad de Chile. La directiva de La Máquina pagó alrededor de 4 millones de USD por el pase del nuevo delantero cementero.

El goleador de 23 años llega a La Noria para tratar de acabar con la falta de goles de La Máquina de Jémez. Una tarea nada fácil pero el campeón de goleo tiene las cualidades para romperla en el futbol mexicano. La directiva de Cruz Azul sin duda ficha al mejor jugador de la liga chilena para el Apertura.

Felipe Mora debutó como profesional en el 2011 con el Audax Italiano y para el 2016 llegó a la Universidad de Chile donde se convirtió en una pieza fundamental como goleador para que los universitarios pudieran conseguir el campeonato del torneo chileno.

Identidad Deportiva

Identidad Deportiva – Una columna de Guillermo Vázquez en vlogazul.com

La identidad de un equipo deportivo, al igual que el de una persona, es un conjunto de características inconscientes que derivan en una forma de actuar automática ante diversas circunstancias. Lo que creemos que somos, o mejor dicho, lo que sentimos que somos independientemente de lo que hacemos determina nuestros resultados. Por ejemplo, en una persona cuya identidad es tener sobre peso, una dieta o una rutina de entrenamiento serán únicamente soluciones temporales: dada su identidad dicho individuo recobrará el peso perdido rápidamente.

Nuestra identidad determina inconscientemente nuestros resultados. Cuando extendemos esto a un grupo de personas llámese familia, sociedad, equipo, empresa, etc. dicha identidad se conoce como paradigma. Ahora bien, ¿cómo funciona en un equipo deportivo? Los paradigmas de un equipo son actitudes que son comprendidas, adquiridas y reinterpretadas históricamente por los miembros de una institución. Y son también la base emocional que fusiona a los aficionados con dicho grupo.

La identidad encontrará sus fundamentos en la constante repetición de un mito fundacional: la respuesta básica a las preguntas a qué, porqué y cómo jugamos, sustentada y luego mantenida a partir de la confirmación del éxito de dicha fórmula. Remontándonos a los orígenes del futbol, al menos los orígenes comprobables del deporte moderno, se trataba del enfrentamiento de pueblo contra pueblo, primero como medio para resolver disputas, luego como costumbre que en la memoria colectiva conectaba con antiguas emociones tribales.

Ya en el siglo XIX, una vez establecido el deporte, reglamentado y sujeto a sistemas de competencias que siguen vigentes, dicha consciencia de identidad se hereda y consolida en los colores, banderas, cantos y sobre todo, la forma de interpretar el fenómeno competitivo por parte de los muchos jugadores, entrenadores, aficionados y directivos de los diversos clubes a lo largo de los años. La forma de interpretar dicho fenómeno independientemente de las variaciones en el modelo táctico del juego, aunque no plenamente desvinculado. Notable ejemplo sería el Catenaccio Italiano. un sistema de juego tan propio e históricamente eficiente, que conforma ya buena parte de la identidad de sistema para entender el fútbol al interior y al exterior de la península italiana.

Los cambios en la identidad de un equipo, suelen ser procesos dolorosos, caóticos. Primero, porque pocas veces nos detenemos a teorizar al respecto, mucho menos a revisar y trabajar sobre dicha identidad. Igual que en todos los procesos humanos, cometemos el error de pensar que las cosas serán siempre iguales, sobre todo ante la perspectiva de resultados positivos. la selección Uruguaya y el fútbol uruguayo, pasaron de ser la potencia dominante a nivel mundial, a un equipo medianamente competitivo de Sudamerica en menos de veinte años. ¿Qué pasó? ¿Qué hicieron diferente? -Nada. No cambió nada. Y ese fue precisamente el problema: Ya para los años 60’s, la legendaria identidad de “la garra charrúa” Era incompatible con el nuevo modelo de excelencia competitiva.

El shock y consecuentemente el trauma, son eventos decisivos en la transformación de la identidad tanto de un individuo como de una institución deportiva. Una derrota en una final, o en un clásico; una goleada, son capaces de cambiar el paradigma de un equipo de forma negativa. Más grave aún. Si dicha generación de futbolistas no es capaz de revertir la afectación en su identidad, la próxima generación hereda el paradigma, extendiendo el efecto negativo con malos resultados.

Caso notable de este ejemplo es el Deportivo Cruz Azul de México. Conocidos como “la máquina” Cruz Azul se había distinguido, durante las décadas de 1980- 1990, como un equipo eficiente, ganador. Poseedores de un estilo no muy vistoso habían encontrado sin embargo, el equilibrio ofensivo- defensivo necesario para encumbrarse como uno de los tres mejores equipos de México. Arrancando el siglo XXI, alcanzaron una oportunidad jamás vivida por una escuadra mexicana: la final de la copa Libertadores. Habiéndole plantado un gran partido a Boca Juniors, tanto de local como de visita, sucumbieron sin embargo 3-1 en penales.

Aquella derrota era especial. Se sentía en el ambiente casi de forma material. Tenía un componente pocas veces visto en el futbol mexicano: expectativa. Cruz Azul había sido mejor que Boca, después de la ida en el estadio Azteca, quedaba claro que era sólido candidato al título continental. Pero no sucedió. Rápidamente las aficiones rivales y la prensa se dieron a la rapiña, instalando a los celestes como “los eternos ya merito” “ el primer perdedor” y anclados, tal vez, en emociones intensas y dolorosas, los cruzazulinos fueron incapaces de responder al bulling, siendo también incapaces al parecer de rehacer su identidad:

No podían volver a ser lo que habían sido, ya no, ¿Cómo después de haber llegado a donde ningún equipo mexicano había llegado antes? Pero tampoco habían accedido a la lógica evolución que daba la oportunidad. Se perdieron en un limbo, en el cuál siguen instalados a pesar de haber reclutado jugadores y entrenadores de primer orden durante los últimos 16 años. Cada derrota contra rivales acérrimos, cada derrota en liguilla y finales parece un eco pernicioso que rememora aquella tarde en Buenos Aires: aquel momento, como un complejo de Ícaro, se ha convertido en el mito fundacional del equipo.

Los equipos que no contemplan el estado actual de su identidad, al enfrentar las crisis, natural en los procesos humanos; se enfrentan a la necesidad del cambio desde la angustia y la desesperación propias de los juegos de azar: apuestan cientos de millones de dólares esperando encontrar el esquema táctico, o al director técnico o a los jugadores que puedan cambiar las cosas. La cuestión se torna un poco más trágica considerando los esquemas de competencia vertiginosos de la actualidad: Existe la necesidad neurótica del resultado, descartando la posibilidad de procesos extendidos de prueba y error indispensables para la creación de nuevos hitos. De manera que el espacio para la mejora de un equipo a través de un cambio táctico, o de una renovación de plantel, es cada vez más estrecho: No imposible, solo menos probable.

La renovación de la identidad, al igual que en los individuos, en los equipos debería darse como un proceso independiente al desarrollo de su actividad natural. Se trata de encontrar una nueva mentalidad, una definición nueva y clara de sí mismos más cercana a la consecución de sus objetivos.

La Máquina rescinde contrato del Chino

La directiva de La Máquina rescinde el contrato de Ariel Rojas – Redacción de vlogazul.com

La directiva de Cruz Azul oficialmente rescindió el contrato del mediocampista argentino Ariel Rojas debido a cuestiones personales. La rescisión fue de mutuo acuerdo con el ex jugador de La Máquina.

El Chino llegó a La Máquina para el torneo Apertura 2015 con un gran cartel proveniente del River Plate pero nunca pudo consolidarse con los cementeros. Su mejor torneo con Cruz Azul lo tuvo en el Clausura 2016 cuando fue habilitado como lateral izquierdo por Tomás Boy.

La falta de minutos con el equipo cementero fue la causante de la salida del Chino Rojas del equipo de Paco Jémez. En los últimos torneos tuvo poca participación en los partidos de Liga y su destino podría ser un regreso al River Plate.