Es cuestión de 3 puntos

Cuestión de 3 puntos – La columna de Félix Almanza en vlogazul.com 

Mientras escribo esto reviso nuevamente el partido de Copa en Oaxaca y la incredulidad se apodera de mí. Cruz Azul adolece de confianza en ellos mismos. Paco Jémez no ha podido corregir un viejo vicio, Cruz Azul sigue siendo un equipo que se lo come la ansiedad. La ansiedad por anotar, por ganar. La Máquina se está encontrando con el compromiso de hacerse cargo del partido, de la obligación de ganar, los rivales han cedido terreno a Cruz Azul y se han sentido cómodos agazapados en su área.

El trabajo de Cruz Azul de forma colectiva no ha podido encontrar las soluciones necesarias y se tiene que recurrir a las individualidades. Encuentra cierto cobijo en esas individualidades de Rodríguez, Rojas, Giménez, Mena y no le está bastando. Cruz Azul sigue teniendo el viejo vicio de ser predecible y se vuelve predecible porque le gana la ansiedad, se le nublan las ideas conforme avanza el reloj.

Los encargados de hacer los goles; Benítez y Cauteruccio, además de que no se ven en su mejor momento, se les activa poco. Se les facilita poco la tarea, se vuelven victimas de lo predecible del ataque. Estoy cierto que se tienen las herramientas para solucionar este problema, que basta con aprovechar una buena racha. Que si se quiere ver el vaso medio lleno, Cruz Azul es un equipo al cual es difícil quitarle la pelota y ganarle. Que si queremos ser realistas, Cruz Azul es un equipo que le está pesando cargar con el rol de protagonista del juego.

Pienso que esto es cuestión de 3 puntos y recuperar la confianza. Este sábado Cruz Azul vuelve a tener una oportunidad más para sumar 3 puntos, volver a creer en ellos mismos y eliminar cualquier rastro de ansiedad. Después, todo tiene que caer en cascada. Confiamos.

Lo volviste a hacer Cruz Azul

El Rincón de Don Cruzazulino – La columna de Don Cruzazulino en vlogazul.com

El sábado 10 de septiembre será otra fecha recordada porque lo volviste a hacer Cruz Azul. Volviste a darnos alas, que la esperanza de un cambio a tiempo en el torneo volara y de pronto, nada, permitiste que el rival odiado cortara todo de tajo. Así, sin meter las manos. Cosas inexplicables, cosas que solo pasan acá. Cosas como que diste los mejores 50 minutos del año y al mismo tiempo los peores 40 minutos de los últimos años. Si me apuran, el segundo tiempo bien podría entrar en los peores momentos de la historia de Cruz Azul. Y es que esa es nuestra realidad actual, vivimos los peores años de Cruz Azul.

Respuestas de los que pasó el sábado sobran; La expulsión de Aldo Leao, la salida del Chaco, no saber tener un buen manejo del partido para defender la ventaja, el arbitraje y la paupérrima respuesta de Tomás Boy ante la adversidad. Total, todo influyó, todo se confabuló. Muchos -incluyendo a Boy- se han encargado de señalar la infantil expulsión de Aldo Leao. Lo del colombiano fue solo la punta del iceberg. Si me preguntan, el sábado esperaba que desde los altos mandos de Cruz Azul se dieran cuenta de que acá tenía que pasar algo. Mostrar que les dolía perder una ventaja de 3 goles en 40 minutos sin meter las manos. Esperaba algo, algo como el cese de Tomás Boy. Por lo menos una declaración con una dura autocritica. Nada, acá no pasa nada.

Trasciende que se tomó la decisión de que Tomás Boy termine el torneo, que finalice su contrato y si no califica se va. Realmente no hubo cambio, esa misma decisión ya se sabía desde antes. Si Tomás no calificaba este torneo, se va. Después de lo del sábado, nada cambió. Personalmente soy de los que les molesta la burla y el desprestigio hacia Cruz Azul. El sábado entendí que muchas de esas burlas las merecemos. Sí, merecemos todo eso. De la misma forma, comprendo a todos aquellos que gritan estar hartos de estas decepciones tan humillantes. Cruz Azul se las arregla para encontrar la manera de dar pie a todo esto, cada vez de peores formas.

De mi parte, veo a Cruz Azul como si fuera un hijo que no compone el camino. Lo voy a apoyar siempre, toda la vida. Claro que voy a saber que está mal, claro que le voy a pedir lo mejor de él siempre y si no veo respuesta, claro que me voy a enfadar con él. Pero jamás le voy a dejar de apoyar. Como yo, muchas pensarán igual. Muchos otros decidirán que es hora de retirar el apoyo y está bien. Que cada quien decida que hacer al respecto, que nadie les imponga una idea, formemos nuestro propio criterio al respecto.

Tras lo ocurrido, no resta más que ser realistas. Una posible calificación luce complicada, pareciera que se tiene que trabajar en rescatar la mayor cantidad de puntos posibles para evitar meternos –mas- en problemas porcentuales, la calificación queda en segundo plano. Aquellos que siguen dando la cara por el equipo les digo, no están solos. Como ya se ha dicho muchas otras veces, después de tanto, a este club lo saca a flote su afición. Seguimos siendo considerados grandes por los millones de cruzazulinos en México y más allá de nuestras fronteras. Ganaremos y perderemos juntos, Cruz Azul.

Ariel Rojas, ¿Lateral Izquierdo?

El Rincón de Don Cruzazulino – La columna de Don Cruzazulino en vlogazul.com

Como a muchos de ustedes, me sorprendió en demasía ver esta temporada a un tipo como Ariel Mauricio Rojas jugar como lateral izquierdo. Tomando en cuenta que Ariel Rojas fue considerado por el diario “El Grafico” y por su ex entrenador, Marcelo “el muñeco” Gallardo, como “El cerebro” de un gigante continental como River Plate. Cruz Azul cuenta en su plantel con dos laterales izquierdos nominales: el brasileño, Fábio Santos Romeu y el sinaloense, Fausto Pinto. Cuesta recordar en la época moderna a algún lateral izquierdo que haya destacado realmente en Cruz Azul.

Fausto Pinto llegó en 2009 procedente de pachuca con esa encomienda, con algunos destellos y no más. Su paso no ha sido el esperado y por supuesto es de los que encabeza la lista negra de muchos aficionados para salir este verano. Fábio Santos Romeu llegó en agosto del 2015 pedido por Sergio Bueno, dicho por el propio ex entrenador cementero. Santos inició como un volante su carrera en Brasil y poco a poco lo fueron retrocediendo hasta que se convirtió en un lateral izquierdo que destacó y le dio para ir a Francia con el Monaco, regresar a Brasil y ser capitán con el Timao. Fabio llegó a Cruz Azul como la solución en la lateral izquierda, Sergio Bueno le modificó la posición y le dio un rol más ofensivo en donde destacó. Al final del torneo Apertura 2015, Santos Romeu dejó buenas sensaciones. Para el Clausura 2016 inició como lateral bajo el mando de Tomás Boy, pero actuaciones poco afortunadas, aunado al fatídico juego en León de la jornada 3 donde cometió un error garrafal para un gol en contra, terminaron por meter inquietud en “El Jefe” respecto a la confiabilidad de sus laterales izquierdos.

Es acá donde arranca la idea, remontándonos a la jornada 4 en el estadio Azul. Línea de 4 titular es Mendoza, Cata, Maza y Pinto. Fábio es relegado a la banca en una clara muestra de poca fe por parte de Tomás para con el brasileño. Minuto 19 del primer tiempo, el “Maza” se hace expulsar y deja a Cruz Azul con 10. Mientras Tomás recompone, recorre a Pinto a la central y manda al “Chino” como lateral. Por poco mas de 10 minutos, Ariel Rojas tiene un par de intervenciones interesantes en línea de fondo que le abren una ventana de oportunidad a Tomás Boy. Despues, al minuto 32 “El Jefe” por fin modificó e ingresó Fábio Santos. Esos 10 minutos hicieron que Tomás Boy probara algo que era arriesgado, pero que ante la clara deficiencia en la lateral izquierda, hacían pensar que quizás acababa de encontrar una solución. En las jornadas 5 y 6, Tomás volvió a dar confianza a Fábio Santos pero todo indica que jamás convenció a Tomás. Es entonces que llega la fecha 7, partido complicado en el Azteca frente al rival odiado. Nadie se puede creer lo aventurado de Tomás al poner de inició al “Chino” como lateral izquierdo.

Lo veo así, como entrenador ves una clara deficiencia en tus laterales nominales y no confías más en ellos. Es entonces que necesitas de un futbolista inteligente, tácticamente pulcro, cumplidor y que al mismo tiempo te de un plus en transición ofensiva. Tomás no lo dudó y decidió que Ariel era el hombre. Ariel no desconocía la posición habiendo debutado como lateral en Velez; no desconocía la banda izquierda; ya había mostrado lo que podía hacer ante Chiapas. Es claro que renunciabas a un aporte ofensivo por parte del ex River, pero tu deficiencia defensiva en la lateral es evidente. Tomás decidió. Al final la estadística marca que Ariel Rojas fue el futbolista que más veces recuperó balones en Cruz Azul con 280 balones recuperados, perseguido por Julio Cesar Domínguez con 279 y Rafael Baca con 277. Ariel tuvo un porcentaje del 70% en su efectividad de pases y 575 pases completados. Lejos de la estadística, Ariel Rojas, aun sin ser un lateral nato se mostró como el un futbolista destacado en la línea defensiva. Para mí, cumple con esta nueva tarea. Es claro que se debe reforzar esta posición y ahora sí, ver al “Chino” Ariel Rojas en una posición donde su tipo de futbol pueda brillar y quizás convertirse también en el “cerebro” de Cruz Azul como lo fue en River Plate.

Es difícil ser de Cruz Azul

El Rincón de Don Cruzazulino – La columna de Don Cruzazulino en vlogazul.com

Se consumó el infortunio, se consumaron los fatídicos 2 años sin liguilla para nuestro amado Cruz Azul. Pocas palabras restan por decir, pocos calificativos negativos quedan por asignársele al equipo. Realmente, existen pocos, pero muy pocos argumentos para defender al equipo. Que existen jugadores cuyos ciclos terminaron, claro. Que existen serias dudas en cuanto al proyecto deportivo del equipo, sin duda. Que todos sabemos que este equipo tiene un grave problema con los partidos definitorios, lamentablemente sí. Que todos coinciden en que la única pieza que no ha cambiado en tantos años de fracasos es el presidente y que es hora de que se haga a un lado, por supuesto que sí.

Es difícil ser aficionado cementero. La prensa no se cansa de recalcar que no hemos ganado una liga en 18 años. Es tan influyente que han logrado convencer a muchos de que Cruz Azul “no ha ganado nada en 18 años”, dejando de lado las dos copas obtenidas, provocadas también por el nulo valor que se le da en México a las copas a diferencia de muchos países europeos. Nos bombardean de memes, notas tendenciosas, rumores, incluso burlas y temas extra cancha. Hablo por mí cuando digo que me es difícil ver los habituales resúmenes deportivos después de que hemos fracasado una vez más y que es triste saber que todo es provocado por el club mismo.

Es difícil ser aficionado cementero cuando gente de otros equipos se han tomado a broma al equipo del cual somos fieles seguidores. Al final del día es parte del juego y todo provocado por los mismos resultados de nuestro amado Cruz Azul. Pero qué más da, más de la mitad de los equipos en México son marcadamente inferiores en cuanto a títulos logrados a pesar de la “sequía”. Tocará aguantar ver de nueva cuenta la liguilla desde el televisor. Como si fuera tu último año en la universidad, reprobaras una materia, te tocara perderte la fiesta de graduación y te conformaras con ver las fotos de tus compañeros graduados divirtiéndose sin ti. Se cumplen dos años de no calificar y claro que hoy es difícil ser de Cruz Azul. Por ahora, te digo ¡ánimo!, no estás solo, como tú, hoy millones estamos cabizbajos. Ya vendrá la nuestra.

Vaya, sí que es difícil ser aficionado cementero, con arrebatos, corajes, tristezas y decepcionantes actuaciones cada seis meses. Pero a pesar de todo lo anterior, si volviera a nacer, sin dudarlo volvería a escoger ser de Cruz Azul. Y es que nunca dejaría a un equipo de fútbol que me provoca tantas emociones. Cruz Azul es terapia, es consuelo, es alegría, es sentir que estás vivo, es sentirte anímicamente por los suelos y en unos meses, es sentirte con toda la ilusión de una nueva oportunidad para conseguir lo anhelado. Ser Cruzazulino es ser diferente, es ir en contra de la corriente, es no ser uno más y por eso es difícil ser de Cruz Azul. No es para cualquiera. Algunos dicen alejarse, pero siempre se muestran pendientes, es algo que no se puede evitar. Inexplicablemente para muchos, acá seguiremos, poniéndole el pecho a las balas por Cruz Azul. Siendo el pilar fundamental que sostiene al equipo. Continuaremos, entonces, en la increíble odisea de ser aficionado del sufrido Club Deportivo Cruz Azul, por siempre.

La resaca post-Copa

El Rincón de Don Cruzazulino – La columna de Don Cruzazulino en vlogazul.com

Cierto es que a uno le quedan pocas ganas de escribir algo después de lo sucedido ayer en la cancha del Estadio Azul. Esa cancha en donde jugamos de local desde 1996 y donde hemos visto como dos veces los rivales han levantado la copa en nuestras narices, mientras que nosotros no hacemos más que recitar esperanzados “ya vendrá nuestra revancha”. Pocas veces llegábamos más favoritos en alguna competición como en esta edición de la copa. Lideres, habiendo enfrentado únicamente equipos de la liga de ascenso. Lo de ayer frente a Necaxa muchos lo quisimos ver como un trámite y nadamas.

Y el futbol, este hermoso e ingrato deporte que muchas veces nos ha quedado a deber, también es muy sabio y caprichoso a la vez, como para saber corresponder al equipo que tenga más ambición de buscar la victoria. Por ejemplo, Cruz Azul contra Santos, Toluca y America, ha merecido mas, pero el futbol caprichoso como es, nos ha negado la victoria. Autogoles, penales que entran con la espalda del portero y muchas ocasiones falladas, merecíamos mas pero en esas ocasiones el dios del futbol decidió que no.

Ayer, el futbol, decidió que esta ocasión sí sería justo con quien lo mereció y nos tocó perder, una vez más pero esta vez de manera justa. El equipo rival salió dispuesto a ganar y comerse el partido. Cruz Azul, por su parte, decidió que podía continuar con los planteamientos habituales de copa y que con eso bastaría para estar en una nueva final. Con eso y con la camiseta, la camiseta de un equipo que venía favorito, jugaba como local y por supuesto, era de una división superior a la del rival. Dejando en banca a uno de los referentes de la media cancha, Rafael Baca y dejando en las gradas al Chino Rojas. Los 2 mejores jugadores del último partido frente a Pachuca. Aunado a las ausencias de 2 referentes del equipo y 1 refuerzo que, pese a que no ha terminado por entregar lo esperado, hubiese sido de mucha ayuda.

Tomás utilizó su habitual línea de 5 en la copa, esa que fue inconsistente, misma con la que inicio en el duelo de cuartos frente a Juárez y que después terminó en un 4-3-3. Lo de ayer fue un concierto de imprecisiones y faltas de respeto a la camiseta brutales. Tomás terminó cambiando de nueva cuenta su línea de 5 por el 4-3-3, pero en esta oportunidad el rival no fue tan endeble como lo fue Juarez. La defensa mostró su peor versión, Fabio Santos, Fausto Pinto y Maza Rodríguez dieron pena. No hay otro calificativo, dieron pena de verdad. Vuoso pasó desapercibido, Richard Ruiz intentó irse al ataque pero fue poco creativo, Cata bajó el nivel que venía presentando y Kevyn Montaño terminó siendo víctima del mal partido. Guerrón anotó e insistió, erró otras y se mostró con una actitud de batalla que terminó por faltar en sus compañeros. Aldo Leao fue pulcro e intento combinarse con sus compañeros pero fue insuficiente.

La defensa, esa defensa que hace un año impuso un record de juegos sin recibir gol, 450 minutos traducidos en 5 partidos imbatidos. La misma defensa representada en Dominguez, Rodriguez y Pinto, no es ni la sombra de lo que fue. Ahora es cuando valoro mas las copas obtenidas por Memo Vázquez y Luis Fernando Tena. Fueron capaces de romper esa inercia maldita que nos cargamos y lograron levantar títulos, de copa, pero títulos al final. En Cruz Azul ya no es fácil gritar campeón. Estamos entrando en la etapa final del torneo, en liga marchamos en cuarto lugar y el sábado enfrentamos a un equipo desesperado por la victoria para seguir manteniendo su vela prendida con rumbo a su, casi imposible, salvación. Sin duda no será un duelo fácil, este tipo de equipos se le suelen complicar a Cruz Azul, habrá que recordar como UDG nos hizo la vida imposible el año pasado.

Habrá que mostrar mucho coraje, pero sobre todo, mucho futbol. Tampoco podemos tirar lo hecho hasta hoy, tengamos memoria y recordemos lo mal que lo hemos pasado el último año y medio dentro de una miseria futbolística que hasta hoy parece diluirse de apoco, a pesar de lo de la copa. Respaldemos el proceso y al final del torneo evaluamos. A la afición poco que decirle, el futbol nos debe mucho, nuestro equipo nos debe mucho mas. Ojalá que pronto el dios del futbol nos sonría, nos queda lo más importante, nos queda la liga, aunque hoy parezca que se han esfumado los argumentos. No nos queda decir mas que ya vendrá la nuestra y lo vamos a festejar más que nadie. “Ya vendrá nuestra revancha”.